Bodega El Capricho – Jiménez de Jamuz – León

Soy fanático del buen comer. Una pasión que me persigue desde mi infancia y que mi tío en especial, sin saberlo, dejó huella en mí memoria, cuando me llevaba a comprar al mercado y me explicaba lo que era cada producto.

Como buen fanático intento cumplir mis sueños gastronómicos. Hace un tiempo que oigo hablar muy bien de un restaurante que catalogan como el mejor restaurante de carne del mundo. La Bodega El Capricho es un auténtico santuario de la carne y no podía perderme esa experiencia.

Emprendí un viaje desde Barcelona a la Ribeira Sacra parando a comer y cenar en restaurantes «especiales» para mí. Llegué a Jiménez de Jamuz y conduje hasta una urbanización. Y allí estaba…la Bodega El Capricho.

Desde fuera parece un lugar original con un porche donde estaba lleno de comensales. Por supuesto iba con reserva, de lo contrario no comes. Al poco rato me llevaron por unas escaleras hacia el interior y hacia abajo, pasando por delante de una cocina donde vi las piezas de buey más espectaculares de toda mi vida. ¡Aquello prometía!

 

era bueyes bodega El capricho
carpaccio Bodega El Capricho
kike ibáñez El Capricho león
buey pastando era El Capricho

Y cuando vas bajando los peldaños, apareces bajo tierra en un espacio con luz tenue, un servicio impecable y José Gordón con un cuchillo considerable. Nos ubicaron en una íntima mesa excavada en la misma piedra.

Pedimos el carpaccio de entrecot de buey, unos pimientitos,  tartar, un entrecot de 1,300kg y todo ello regado con un buen vino, Pricus, de la espectacular bodega de José. La carne sabía a carne. Solo puedo decir gracias. Gracias por hacer sentir en mi paladar el cielo.

José, el propietario, viene personalmente a presentar la pieza; luego cortan el entrecot con el peso que elijas. Afable, apasionado de su profesión y orgulloso de su carne. Tras la comida nos invitó a llevarnos personalmente hasta la era donde tenía pastando sus bueyes. Le seguimos por los caminos de tierra, junto a un precioso estanque de agua… y allí estaban. Era el atardecer, piaban los pájaros y los bueyes pacían tranquilamente.

José adora a esos animales. Los mima, los observa y los conoce bien. Se acercó hasta nosotros algún ejemplar y solo os puedo decir que fue impresionante. José Gordón es un hombre en busca de la carne perfecta, un viaje que comienza con sus propios bueyes. Solo se alimentan de una dieta especial de grano y hierbas autóctonas.

Paraje de la Vega, s / n, 24767 Jiménez de Jamuz, León, +34 987 66 42 24, bodegaelcapricho.com

Después de El Capricho…nada será igual. Gracias José.

Kike Ibáñez
entrecote bodega el capricho